Cumple asimismo en 2017 otro bicentenario, el del nacimiento del gran historiador y teórico de la literatura Francesco De Sanctis, autor de una fundamental historia de la literatura italiana, cuyo primer volumen se publica en 1870. La Storia della letteratura italiana es una historia literaria clave para la cultura italiana, una obra influida por las instancias políticas del Risorgimento, y en la que no sólo los problemas periodológicos sino también las cuestiones estéticas (relación forma-contenido, texto literario-historia) tienen gran relevancia.

Portada Storia lett it

Existe una doble relación que une la figura de De Sanctis a la de Andrés. La primera concierne el común interés historiográfico de ambos. En la redacción de su Storia, De Sanctis tuvo que enfrentarse inevitablemente a Dell’Origine, progressi e stato attuale d’ogni letteratura, así como a toda la gran historiografía literaria erudita de la segunda mitad del siglo XVIII (el ejemplo más relevante de ella es, sin duda, la Storia della letteratura italiana del también jesuita Girolamo Tiraboschi). De Sanctis ha de seguir fundamentalmente el designio histórico romántico de oposición injusta a la historiografía ilustrada. Sin embargo, a diferencia de otros historiógrafos románticos (como Emiliani Giudici), asume inteligentemente la gran tradición erudita (el momento de la síntesis), para superarla (momento del análisis): así lo expresa en un artículo sobre Luigi Settembrini, en el que nombra a Andrés, al lado de Tiraboschi y Ginguené.

Cortile_delle_statue
Casa del Salvatore en Nápoles, sede de la Universidad en el siglo XIX

El segundo elemento que fundamenta la relación De Sanctis-Andrés es el comparatismo. Andrés, ideador de la primera gran Historia Universal de la Literatura, actualiza y define para el discurso historiográfico literario moderno una metodología, la comparatista, que, contrariamente a lo que se suele explicar en los manuales de Literatura Comparada, se remonta cuanto menos al parangón greco-latino y a la obra crítico-teórica de Dionisio de Halicarnaso (así lo explica el Prof. Aullón de Haro en “Teoría de la literatura comparada y universalidad”, en Id., Metodologías comparatistas y Literatura comparada, Madrid, Dykinson, 2012, pp. 291-310). De Sanctis instituyó en 1861, a la sazón Ministro de Instrucción Pública, una cátedra de Literatura Comparada, pensada para Georg Herwegh, quien finalmente no pudo asumirla. La fecha de 1861 significa más de 30 años de precedencia respecto de la primera cátedra francesa de dicha disciplina. Entre 1872 y 1876 el mismo De Sanctis ocupó ese puesto académico: impartió cuatro cursos, sobre Manzoni, la Escuela católico-liberal, la Escuela democrática y Leopardi. Estas lecciones versaban sobre temas de literatura contemporánea, los cuales en su Storia no disfrutaron de suficiente espacio en razón de ciertas exigencias editoriales. Benedetto Croce, en una polémica reseña (La Critica, 1902), a veces no bien interpretada, del primer número de la revista estadounidense Journal of Comparative Literature, recuerda precisamente la institución de esta cátedra, para demostrar, por una parte, la falacia de considerar el comparatismo literario como una disciplina autónoma (siendo el comparatismo un método) y, por otra, la constante y natural presencia del comparatismo en la Historia y Crítica de la Literatura en Italia: valgan como ejemplo las obras de un Scaligero, o Crescimbeni, o Quadrio, o Denina y sobre todo Andrés… (Se puede leer un estudio del artículo crociano en el antecitado libro Metodologías comparatistas).

Nápoles

Nápoles se configura como ciudad clave de esa gran tradición humanista hispano-italiana, y ello debido a razones culturales e históricas. Cuando Andrés, ya muy enfermo, abandona en 1816 Nápoles, deja allí una escuela compuesta por jóvenes estudiosos que animarían la vida intelectual de las primeras décadas del siglo, continuando así su legado científico. Unos diez años después de la partida del Abate de la ciudad, en 1826, De Sanctis deja definitivamente la provincia para instalarse en la capital y empezar allí su brillante carrera de literato, filósofo, político y comparatista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s